¿Qué es un contrato comercial?

En el ámbito de los negocios es vital saber qué es un contrato comercial y cuál es su finalidad. Este tipo de contratos son fundamentales para aumentar la producción de tu negocio a través de la creación de relaciones mercantiles con otras empresas, las cuales adoptan el carácter de proveedores nacionales o extranjeros. Se establecen por plazos determinados y pueden ser productos, infraestructura material y tecnológica, insumos de distinto tipo, servicios de logística entre muchos otros. 

Al ser relaciones que suelen durar un largo tiempo, es esencial entender su fisionomía y naturaleza, para estar bien preparados al momento de configurar acuerdos que se ajusten a las necesidades reales del negocio. Hay que prestar particular atención a los eventuales mecanismos de término del contrato, para así minimizar riesgos en el caso que la relación deba llegar a su fin. 

Características

Antes de hablar de los acuerdos bilaterales entre empresas, algunas precisiones. La definición de qué es un contrato y cuáles son sus principales características, viene dada según el Código Civil chileno, el cual lo define como un acto por el cual una parte se obliga para con otra a dar, hacer o no hacer alguna cosa. Cada parte puede ser una o muchas personas. Si bien las definiciones centrales de los contratos vienen entregadas por el Código Civil, los contratos mercantiles son relaciones que se enmarcan dentro de lo regulado por el Código de Comercio. El cual, si se nos permite la licencia, es mucho más flexible, pues el mundo comercial requiere de un mayor dinamismo. Por ende se circunscribe con mayor intensidad al ámbito de la autonomía de la voluntad y la libertad contractual. 

Dentro de esa definición, podemos agregar que, de la concurrencia de voluntades de las partes, surgen obligaciones y derechos, quedando sujetas a su cumplimiento. Vale recordar que la palabra empeñada es ley para las partes, según lo establece el artículo 1545 del Código Civil. En caso contrario, ante cualquier desviación de lo pactado, se puede recurrir a la justicia para que declare la responsabilidad por el incumplimiento, quedando eventualmente expuestas al cumplimiento forzado o la resolución del contrato, y al pago de indemnizaciones por daños, en la medida que puedan ser probados. Por supuesto que es un poco más complejo que esto, pero al menos a modo de síntesis. 

Contrato comercial y su fisionomía: 

Como primer elemento, entender que cada proveedor de servicios tiene la libertad de redactar y proponer contratos a su criterio, es algo que depende enteramente del negocio de la empresa, así como el mercado en el cual se encuentra inmersa. Esto último punto es muy relevante, pues el mundo mercantil es particularmente sensible a la costumbre comercial, la cual dicta las pautas generales para determinadas relaciones contractuales. 

Debido a lo anterior, existen muchas compañías, particularmente las pymes, las cuales no cuentan con una trayectoria y conocimientos que les permita el desarrollo de sus propios formularios contractuales. Es un tema que muchas veces incide en la capacidad de negociación a la hora de cerrar acuerdos. Pues las empresas de mayor tamaño y complejidad suelen imponer sus contornos, adoptando muchas veces el carácter de contratos de adhesión. 

Pueden adoptar diferentes tipos, los cuales vienen dados por las clasificaciones generales de los contratos: 

  • Bilateral o unilateral
  • Solemnes y consensuales
  • Onerosos y gratuitos 
  • Principales o accesorios (de garantía como la prenda o la hipoteca)
  • De suministro

Las principales características que debe tener un contrato comercial son las siguientes: 

  • Consentimiento libre y espontáneo.
  • Capacidad legal de representación. Al ser entre personas jurídicas, es necesario que quien la represente, tenga efectivamente la calidad de tal. 
  • Debe ser lícito y no atentar contra las leyes. 
  • Pueden ser bilaterales, unilaterales, reales y solemnes o consensuales. 
  • Deben ser siempre onerosos, es decir, siempre ser susceptibles de avaluación. 
  • De libre discusión.
  • Principales o accesorios.
  • Nominados o innominados. 
  • Ejecución inmediata o diferida y de tracto sucesivo, lo que quiere decir que puede haber una suma única que se pague en un solo acto o se divida en diferentes cuotas, así como adoptar la característica de arrendamiento de un servicio. 

En cuanto a las cláusulas que debe tener: 

  • Aunque no es un requisito esencial, la recomendación es que siempre consten por escrito. 
  • Información básica de las partes que suscriben. Tanto de las personas como de las empresas involucradas. 
  • Obligaciones y contraprestaciones por las mismas y sus formas de pago. 
  • Condiciones. Esta es de las partes más importantes, pues de su inobservancia podría acarrear el término de la relación comercial. 
  • Duración del contrato.

Si estás apunto de aventurarte en una relación de carácter comercial, no dudes en contactarnos para diseñar un contrato que se ajuste a medida a tus necesidades. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto

+569 93030988

contacto@legalprisma.cl

Lunes a viernes de 10 a 13 hrs.

Experiencia | Innovación | Compromiso

Derechos Reservados © 2022 – Powered By Agencia Dos